Caso J.A. Freytter Romero

Piden que asesinato del profesor Freytter sea declarado crimen de lesa humanidad

  

POR: KENJI DOKU @KENJIDOKU / El Heraldo
13 de Julio de 2019 – 00:00

Jorge Freytter, docente de Uniatlántico, fue asesinado en 2001.

El sindicalista, abogado y profesor de la Universidad del Atlántico, Jorge Adolfo Freytter Romero, fue secuestrado, torturado y asesinado, entre el 28 y 29 de agosto de 2001 en Barranquilla y su cuerpo fue arrojado en el corregimiento de Palermo, jurisdicción de Sitionuevo, Magdalena.

Después de 18 años, la familia del profesor continúa detrás del propósito que este episodio sea reconocido por la Fiscalía General de la Nación como un Crimen de Lesa Humanidad.

A través de un comunicado, la Asociación Jorge Adolfo Freytter Romero, en cabeza del hijo del profesor, Jorge Enrique Freytter Florián, expresa que entre los motivos existe que “la gravedad de los hechos han sido reconocidos por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH-OEA), con la admisión a trámite del ‘Caso Freytter’ el día 11 de Julio de 2013”.

Esto en el sentido de que Freytter Romero fue víctima del accionar del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que actuaba en connivencia con miembros de la Fuerza Pública pertenecientes al Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal (GAULA) de la Policía Nacional y el Ejército Nacional de Barranquilla. “De esta manera, la responsabilidad del Estado a través de miembros de la Fuerza Pública, en el secuestro, torturas y ejecución del Profesor Jorge Adolfo Freytter Romero, quedó acreditado en la sentencia de 18 de Junio de 2010 del Juzgado Único Penal de Barranquilla”, reza el documento.

Además, según la solicitud, el contexto del secuestro, tortura y asesinato del Profesor, sindicalista y abogado Jorge Adolfo Freytter Romero “se enmarca en la conocida Arremetida Paramilitar de la Región Caribe”.

Otro de los motivos expuestos al ente investigador es que “las responsabilidades materiales e intelectuales de los hechos, casi 18 años después, continúan sin esclarecerse. A día de hoy, nos encontramos con dos presuntos autores materiales prófugos de la justicia, con avances insuficientes de las indagaciones judiciales y con la impunidad absoluta de los autores intelectuales e instigadores del crimen”.

El año anterior, de acuerdo con una publicación del periódico El Espectador, Freytter Florián manifestó que se le había pedido al entonces fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, que se estableciera un estudio del caso por parte del fiscal 126 de la Unidad de Derechos Humanos tras la prescripción del mismo.

“La prescripción del presente caso, implica mantener las estructuras de impunidad del asesinato del profesor de la Universidad del Atlántico, y olvidar el momento en tiempos de paz de esclarecer los hechos y sancionar a los autores intelectuales de esté asesinato”, se leía en la solicitud.

El caso

Una investigación desarrollada por la Fiscalía estableció que Freytter fue secuestrado al mediodía del 28 de agosto de 2001, cuando llegaba a su casa en el barrio San Isidro, en el suroccidente de Barranquilla.

“Se bajó del bus y, al ir donde estaba su hijo pequeño, al voltear observó a unos sujetos que tenían intención de llevárselo, procediendo a agarrarse de la reja con el fin de evitar que se lo llevaran”, detalló un testimonio recopilado en el expediente. Los criminales que se lo llevaron eran cuatro, y lo montaron en una camioneta Toyota Hilux que  esperaba en la esquina de la calle 53D con carrera 26. Al abogado oriundo de Santa Marta, quien era docente de Ciencias Sociales, lo golpearon hasta que se soltó de la reja. Él solo gritaba que era un profesor de la Udea, “pero sus agresores le contestaron: fuiste a hablar mierda a Bogotá”, añadió el testimonio. Pese a su retiro, Freytter  era miembro activo en la Asociación de profesores Universitarios (Aspu). Tenía 51 años. Las pesquisas establecieron que su muerte se relacionó con su labor sindical.

  leer más ➜

Jorge Adolfo Freytter Romero: Reconocimiento de Crimen de Lesa Humanidad.

  

 Jorge Adolfo Freytter Romero: Reconocimiento de Crimen de Lesa Humanidad.

Instamos a que el Caso del secuestro, tortura y asesinato cometido el 28 de Agosto de 2001 en Barranquilla (Colombia) contra el sindicalista, abogado y profesor de la Universidad del Atlántico (Ciudad de Barranquilla) Jorge Adolfo Freytter Romero, sea reconocido por la Fiscalía colombiana como un Crimen de Lesa Humanidad por diversos motivos, entre los que se encuentran los señalados a continuación:

  1. La gravedad de los hechos han sido reconocidos por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH-OEA), con la admisión a trámite del “Caso Freytter” el día 11 de Julio de 2013. Así, Jorge Adolfo Freytter Romero fue víctima del accionar del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que actuaba en connivencia con miembros de la Fuerza Pública pertenecientes al Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal (GAULA) de la Policía Nacional y el Ejército Nacional de Barranquilla. De esta manera, la responsabilidad del Estado a través de miembros de la Fuerza Pública, en el secuestro, torturas y ejecución del Profesor Jorge Adolfo Freytter Romero, quedó acreditado en la sentencia de 18 de Junio de 2010 del Juzgado Único Penal de Barranquilla señalando la vinculación de los Jefes Paramilitares Carlos Arturo Romero Cuartas, alias “Monteria” que en esos momentos se encontraba a las órdenes de Rodrigo Tovar Pupo, alias “Jorge 40”. La mencionada sentencia reconoce “el contubernio existente entre las AUC y la Fuerza Pública, en este caso Policía y Ejército, pues era mucha la colaboración que prestaban, como en este caso, donde el papel consistió en “botar” al ejecutado, pues nada de lo que querían les dijo y habiéndole dado muerte ya, faltaba el complemento del plan cual era dejarlo en un lugar despoblado, pero donde se aseguraban que fuera encontrado, pues para ellos este hecho constituye un escarmiento y los hace más temibles y despreciables”. 
  1. El contexto del secuestro, tortura y asesinato del Profesor, sindicalista y abogado Jorge Adolfo Freytter Romero se enmarca en la conocida como “Arremetida Paramilitar de la Región Caribe”. En la década transcurrida entre 1996 y 2006 son asesinados decenas de docentes, estudiantes y trabajadores/as de las universidades públicas de la Región Caribe como los conocidos casos del Profesor Alfredo Correa de Andreis (Universidad del Magdalena), los estudiantes Reynaldo Serna (Universidad del Atlántico), Hugo Maduro (Universidad del Magdalena) o el vicerrector de la Universidad del Atlántico, Lisandro Vargas Zapata. Por lo tanto, el Caso del Profesor Jorge Adolfo Freytter Romero es un ejemplo paradigmático de la violencia sistemática y organizada cometida contra el conjunto de la comunidad universitaria de la Región Caribe en el marco del histórico conflicto social y armado colombiano.
  1. Las responsabilidades materiales e intelectuales de los hechos, casi 18 años después, continúan sin esclarecerse. A día de hoy, nos encontramos con dos presuntos autores materiales prófugos de la justicia, con avances insuficientes de las indagaciones judiciales y con la impunidad absoluta de los autores intelectuales e instigadores del crimen.

Por los motivos expresados, exigimos el reconocimiento legal, por parte de las autoridades judiciales competentes, del Caso Freytter como un Crimen de Lesa Humanidad. Exigimos a las instituciones públicas que no permitan la impunidad de los responsables en el Caso del Profesor Freytter, e instamos a todas las autoridades públicas de Colombia que defiendan los Derechos de las víctimas del conflicto armado a la Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición.

  leer más ➜

Revelaciones del crimen de Jorge Adolfo Freytter Romero.

  
Redacción Judicial

La Fiscalía documentó cómo miembros de la Fuerza Pública pactaron con paramilitares operaciones de limpieza en la Costa.

El esclarecimiento del asesinato del profesor de la Universidad del Atlántico Jorge Adolfo Freytter Romero le ha servido a la Fiscalía no sólo para determinar la responsabilidad de las autodefensas en este crimen. Con la muerte del académico, la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía ha encontrado un elemento más para entender el complejo mapa que los paramilitares trazaron en la Costa Atlántica, a punta de homicidios, secuestros, desapariciones, torturas y otros tantos crímenes.

Con el reciente llamado a juicio de Albeiro García Rendón y Rafael Mariano Silvera por el homicidio agravado de Freytter, el primero soldado profesional y el segundo agente de la Policía durante 18 años, la Fiscalía pretende probar la “absoluta connivencia” que las Auc mantuvieron con algunos integrantes del Gaula de la Policía y del Ejército de Barranquilla. En este caso, para ejecutar a un integrante de la Asociación de Jubilados de la Universidad del Atlántico (Asojua) al que los paramilitares reconocían con el alias de Peter, del frente 19 de las Farc.

Carlos Arturo Romero Cuartas, un ex integrante del bloque Norte conocido como Montería, fue el testigo clave para determinar qué sucedió desde el 28 de agosto de 2001, cuando Freytter desapareció frente a la casa de sus suegros en Barranquilla, hasta el día siguiente, cuando el cuerpo del docente fue hallado sobre la vía Barranquilla-Ciénaga. Montería, quien se acogió a sentencia anticipada y recibió una pena de 18 años y medio por este crimen, le relató a la justicia que el propósito del plagio de Freytter era sacarle información como presunto integrante de las Farc. Pero, “todo fue una confusión del profesor universitario con alias Peter”.

Romero, detenido en 2003, contó cómo el Gaula de la Policía ayudó a despistar a las autoridades, pues al momento de la retención de Freytter las placas de la camioneta en la que se desplazaban los secuestradores (un sargento y un soldado profesional del Gaula del Ejército) fueron reportadas a la misma Policía. Confesó que tuvo bajo su custodia al profesor, todo el tiempo esposado, en una habitación oscura, en una bodega que su ubicaba sobre una vía conocida como La 40, en la cual se hacían barcos y veleros, y que fue ahí donde segaron su vida. Antes de dispararle, dijo Montería, Freytter fue asfixiado con una bolsa plástica.

En su narración, Montería señaló a varios integrantes de los Gaulas de la Policía y el Ejército de Barranquilla. Sin embargo, sólo dos han sido acusados. Uno es Albeiro de Jesús García Rendón, quien al momento de su imputación trabajaba en Barranquilla con el batallón de infantería N° 4. Su hermano Miguel Ángel García Rendón, ex integrante de las Auc, fue condenado a 60 años de cárcel por la masacre de 40 pescadores, en 2000, en Sitio Nuevo (Magdalena). Albeiro García, sindicado de haber participado en ese mismo episodio, fue absuelto. El otro acusado por la muerte de Freytter, Rafael Mariano, fue retirado de la Policía en 2008.

A través de este caso, la Fiscalía concluyó varios aspectos del modus operandi derivado de la perversa complicidad entre la Fuerza Pública y las Auc en esta región del país. El ente investigativo encontró, por ejemplo, que los miembros de los Gaulas pactaron con los ‘paras’ que éstos ejecutaran a las víctimas si los primeros habían participado en los operativos, para evitar ser reconocidos. O que los uniformados, cuando estaban disponibles, botaban los cuerpos en otros municipios. O que las Auc colaboraban con positivos de los Gaulas siempre y cuando éstos “facilitaran su paso por las carreteras y demás fechorías”.

No obstante, luego de esta detallada versión, Montería se retractó. Y las alarmas de la Fiscalía se prendieron: “Despierta preocupación al despacho, pues ya obraban en el expediente piezas procesales que dan a entender que los testigos que han participado en esta investigación han sido objeto de presiones y amenazas”. La Unidad de DD.HH. aseguró, además, que “últimamente se ha vuelto muy de moda” que ex integrantes de las Auc rindan testimonio y luego se echen para atrás. Sin embargo, en este caso, la retractación no fue validada, pues los hechos delatados por Montería ya han sido corroborados.

  leer más ➜