Al Estado colombiano le digo

Al Estado colombiano le digo

Por, Jorge FREYTTER-FRANCO

 

Calla verdugo

Por Jorge Freytter Franco

 

Calla verdugo, no mientas

No me hables de días futuros

Ni de falsos caminos

Ni de sueños positivos

 

No me recuerdes aquella noche

Cuando la muerte susurro impunidad

Y las miradas se ocultaron

Y reían los aplausos cómplices

 

No traigas amistad en tus labios

Ni a la promesa abandonada

Ni a la mentira hecha ley

 

Calla Que aun no olvido

El desprecio de la burla victoriosa

Ni a aquella campana sorda

Ni a la voz triste que nadie escucha

 

Calla

Y no mientas con tu dedo culpable

Mientras la ventana se cierra

Desviando miradas

En fantasías placenteras

 

Baja de esa nube

A esa victima permanente

A la lagrima que me ahoga

A la verdad liberadora

 

De una vez y para siempre

Calla verdugo

Que es mío,

El tiempo para hablar

 

EZINA, EKINEZ EGINA.

 

Eran las 12:30 del medio día del 28 de agosto de 2001, y en el debate sobre la corrupción en la Universidad del Atlántico hubo Una pausa para almorzar y cuando llegaba a su casa, su suegra salió a buscar las llaves de la reja para abrirle y no pudo encontrarlas, la fatídica malparidez cósmica no permitió que el profesor entrara a tiempo,4 paramilitares lo interceptaron en la reja y con el diablo encima le dijeron a quienes intentaron socorrerlo “ el que se meta lo matamos, los matamos a todos”, antes de eso el autor intelectual ya les había dicho que decir. “ ey sapo que fuiste a hacer a Bogota”, cuando intentaron llevárselo, el profesor se agarro fuertemente de la reja, le rompieron la cabeza, pero no lograron soltarlo, mientras lo golpeaban, el profesor gritaba, “solo soy un profesor”, “solo soy un profesor”,  aferrado a su vida, convencido quizás de que los profesores no están ni hacen parte de ningún tipo de conflicto, son civiles, no llevan armas, pero para el fascista, para el mediocre, corrupto e inmoral, que mas arma que un libro.

 

Ese profesor era Jorge Adolfo Freytter Romero, tenia 51 anos y defendía la educación publica y los derechos pensionales.

 

Pero a Jorge Adolfo Freytter Romero, no lo asesinaron, había que ser cruel, tenían que cobrarle el ser negro, pobre y el atreverse a tener un pensamiento critico, pero yo me pregunto como es posible que estos crímenes contra la humanidad sucedieran en Barranquilla la capital de la vida, la de los representantes, senadores  y empresarios mas poderosos de la Costa y de Colombia y nadie, absolutamente nadie sabia ni hacia ni dijo nada? cuando todo el mundo sabe en la costa, que ahí no se mueve una hoja, sin que ellos lo sepan o den la orden para que se mueva, no culpo a nadie, pero le pregunto al mundo que nos escucha, como y porque fue eso posible?.

 

Freytter Romero era un Valiente luchador de lo publico, la oratoria era para el arte y pensamiento, así lo describen sus fieles amigos, para el viejo Freytter su libro favorito era El hombre mediocre, de José Ingenieros, quien sella ”nada parece tan peligroso como un hombre que aspira a pensar con la cabeza”.

 

A mi me amenazaron, me querían matar, era estudiante de 10 semestre de Biología de Ciencias Básicas y me toco abandonar mis estudios, mi carrera mi sueno de ser investigador en pesquerías del INVEMAR, y luego en el exilio alguien del cartel del diploma me ofreció diploma, actas  y grado por 500 dólares, no accedí y el funcionario mediocre luego espeto , “ah es que quiere que le regalen el diploma”, no, solo solicito buenas gestiones para graduarme, así como lo hicieron con los excombatientes de las farc, parece ser que el victimario vale mas que las victimas.

 

Con el cruel asesinato de Freytter quisieron acabar con su pensamiento critico, con un humanista, con un hombre convencido de que la democracia y la paz nacen en las aulas, un hombre original que por mas de 25 anos dio su voz, y su carácter a la defensa de la educación publica, y a la defensa de la Universidad del Atlántico, una institución que posteriormente le dio la espalda y en la cual, hasta el día de hoy, una bandola de mediocres clientelistas lo han querido sepultar, en el mediocre olvido, fumigando su memoria con un glifosato de pusilánimes mentiras y de leguleyadas autonómicas de mala fe, pero óiganlo bien, no lo vamos a permitir.

 

Jorge Freytter Romero venia de la Perla de América, de Santa Marta, la ultima morada del Libertador, era Amado por sus sobrinos y primos, el gran orgullo de sus hermanas y hermanos, su padre Néstor murió esperando escuchar estas palabras, abuelos, paz y tranquilidad en sus tumbas. Igualmente con estas palabras le hago un llamado respetuoso al gobernador del magdalena, Carlos Caicedo y a la Alcaldesa de Santa Marta, Vyrna Jonson, para que en un gesto solidario y de buena voluntad democrática, designen a la Normal de Varones de Santa Marta “Normal de Varones Jorge Adolfo Freytter Romero”, porque fue ahí donde ese hijo valeroso de Santa Marta y del Magdalena, dio sus primeros pasos en el camino de la docencia, pero también fue ahí donde dio sus primeras palabras en defensa de la educación publica.

 

Así mismo le hago un llamado respetuoso a la gobernadora Elsa noguera, a la ministra María victoria Angulo y al consejo superior de la Uniatlántico en pleno, para que en un gesto en pro de la memoria y la no repetición, y mas allá de un proceso de reparación colectiva, se nombre a los bloques académicos, con los nombres de los profesores asesinados, eso solo cuesta la voluntad de sus buenas gestiones.

 

Honorables representantes de la Comisión interamericana de los Derechos humanos, respetados representantes del Estado colombiano, ilustres abogadas del Colectivo de abogados José Alvear Restrepo, queridas hermanas y familiares de Jorge Adolfo Freytter Romero, Estimadas amigos, en estos momentos cuando la humanidad esta a prueba, presenciamos  que en Colombia la historia dejara a la comunidad internacional con una amarga pena permanente, No pueden seguir esperarando, o seguir adoptando una cruel indiferencia porque lo peor esta sucediendo, es necesario actuar ya.

 

A las victimas dolientes les pido, que no permitamos que se siga cacareando que hay un colectivo victima, porque lo que ocurrió en la Universidad del Atlántico entre 1998 y 2006, no fueron fracturas, fue una matanza sistemática que jamás debió haber ocurrido. Ni la prensa, ni las organizaciones políticas y sociales, ni siquiera los entes gubernamentales en materia de atención, prevención o defensa de los derechos humanos prestaron suficiente atención a la evidente acumulación de síntomas de desastre y fracasaron ante la vida, porque 30 personas fueron abandonadas a la mano del genocida, solo por pensar diferente y hoy, unos cuantos pretenden con una precisión casi quirúrgica desconocer este genocidio con el cuento barato y clientelista del “colectivo que no se sabe quienes son ni cuantos son” así lo menciono alguien.

 

Hipócritas que parecen olvidar convenientemente, que en esta tragedia hubo participación entre otras de un trabajador cooptado y pagado por el paramilitarismo, por eso seguiremos diciendo que la Universidad no es victima, la Universidad del Atlántico es victimaria y por eso le digo a los funcionarios de la Universidad y al Director eterno de la unidad de victimas del atlántico, quien pareciera tener mas poder que el presidente (8 anos de director,), insisto que no puede haber reparación sin antes haber verdad y justicia, porque 30 personas no pudieron ser asesinadas por la divina providencia, claramente no fue la Divina Providencia la que permitió, financió y facilitó el ingreso de paramilitares y agentes de la seguridad del Estado a la Universidad del Atlántico para el secuestro, tortura y asesinato, señores y señoras fue la alianza paramilitar con la corrupción en la Universidad del Atlántico, no lo digo yo, así lo reseñan diversos testimonios y artículos periodísticos.

 

Además, parece ser que varios ex-paramilitares, señalan Supuestamente al ex rector Ubaldo Enrique Meza Ricardo como supuesto y al parecer autor intelectual de varios de esos asesinatos y de alianzas macabras con el bloque norte de las AUC.

 

Las estigmatizaciones hoy continúan por un grupo de milicianos que le hacen el juego al genocida, pero que no asumen la responsabilidad histórica que les toca, y por ello, les pregunto.

 

–       Quien ordeno, permitió y financio el ingreso a la universidad de un grupo fuertemente armado para quemar las urnas en las elecciones de 1999-2000?.

–       Quien se beneficiaba y por ende financiaba los desmanes en los cuales algunos de los que me estigmatizan participaban? Sigan estigmatizando irresponsablemente, pero recuerden que un dedo apunta hacia fuera, pero hay cuatro acusándolos a ustedes. así que los exhorto para que diligentemente se acerquen a la fiscalía, que allá están esperándolos con mucho amor y sabiduría.

 

Este episodio me recuerda las palabras de aquel representante estudiantil que en una calle Bogotana me dijo “ ey mandaron a decir que le digas al viejo Freytter que baje la voz, que baje el brazo, que se calme, porque aja tu sabes como es la vaina”. No se si fue una amenaza.

 

Igualmente recuerdo a una señora cercana a la administración diciéndome “ Freytter, tu con quien estas, con las farc o con el eln ?, entre otras cosas le dije “ con ninguno de los dos”, la señora continuo diciéndome “ mucho mejor, porque a todo el que este, sea o simpatice con el ELN en la Universidad del Atlántico lo van a matar, a todos los del ELN los van a exterminar, eso ya se hablo” “pero y que pasa con la gente de las farc ?” le pregunte temeroso, “ ah no, con esa gente eso ya esta arreglado” puntualizo ella. ¿Que arreglaron? no lo se, eso tendría la JEP que preguntárselo al hipócrita desmovilizado y a su bandola genocida, para que digan en declaración abierta, su papel y participación en todo este carnaval de la muerte.

 

–       Incluso también recuerdo aquel personaje oscuro que en su casa del barrio San José me dijo en tono amenazante, “ un amigo del DAS me acaba de dar el parte del asesinato de ese estudiante, para eso se puso un dinero, ellos lo iban a matar junto con el otro estudiante dentro de la universidad para darles una lección a los otros, así que bueno tu veras a ver”

 

Estas cosas se las dije a varias personas 2 de ellas fueron asesinadas, nunca nadie quiso escucharme, querían asesinarme porque yo se que en esa Universidad muchos son como el Pez Candiru de las amazonas, parásitos de la muerte con silueta de doncella.

 

Dicho lo anterior, es en nombre de las horas de tortura, la asfixia, los choques eléctricos, los golpes y el posterior fusilamiento que sufrió el docente, sindicalista y abogado Jorge Adolfo Freytter Romero, mi padre, que no puedo aceptar su perdón, reconozco el gesto, pero no lo acepto, máxime, cuando el paramilitar montería ni siquiera ha pedido perdón y cuando no se captura o se le da de baja a los autores materiales y a los intelectuales, así lastimosamente así tiene que ser, estos al parecer aun continúan delinquiendo, como si fueran los dueños de la impunidad.

 

Cierro recordando la cara de la verdadera tragedia familiar, la de mis familiares asesinados, por el Estado contrainsurgente y por la bestia paramilitar, pero también por las hipócritas, genocidas y miserables FARC.

–       Mi Prima Mónica Franco líder social torturada y asesinada al parecer por paramilitares y por políticos corruptos en ciénaga magdalena.

–       Mi Tio Freddy Freytter trabajador del hospital san juan de

dios de santa marta torturado y asesinado por manifestarse a favor de mejores condiciones laborales.

–       Mi Primo Machi, héroe del ejercito de Colombia, asesinado en una emboscada en Antioquia por una célula de las FARC comandada al parecer por la bestia genocida, alias “KARINA”.

–       Mi Primo el piloto Capitán Xavier Alfonso Franco, héroe de un comando aéreo del ejercito de Colombia, quien murió cuando su helicóptero se “accidento” supuestamente por una falla mecánica, en una zona infestada de terroristas, la familia no nos creemos esos cuentos de hadas.

–       Mi Tío Nelson Wellington Cotes, asesinado en Barranquilla, por paramilitares, gran líder sindical en la DIAN, líder del polo democrático, asesinado por paramilitares, su muerte aun continua en la impunidad.

Mi primo Oscar Santo domingo, asesinado recientemente en la ciudad de Barranquilla, honorable defensor de las causas indefendibles, para quien igualmente pido a la fiscalía celeridad en las investigaciones, porque mas allá de las posiciones políticas, tenemos que entender que No podemos seguir alimentando la necro política, por eso esto tiene que parar, no podemos seguir despreciando la vida siendo una montonera irracional e insensible ante la muerte, con una falta de autoestima colectiva que nos tiene cada cuatrienio eligiendo al mismo victimario, pero con otro nombre.

Colombianas y colombianos, no dejemos que nos vean como los miembros de una muchedumbre corrupta y asesina, no lo permitamos, porque jamás el asesinato debe ser una opción, siempre el dialogo, siempre la justicia, siempre los tribunales, siempre la lucha en las urnas, como debe ser.

 

A los familiares de las personas asesinadas, les digo, Dios esta con nosotros.

Al Estado colombiano le digo
Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor mayor información.. ACEPTAR

Aviso de cookies